domingo, 8 de enero de 2012

CATZO BLANCO, TRADICIÓN ANDINA

Por: Jacqueline Ruiz
Los catzos blancos se recogen en época de lluvia 

Sabor indescriptible, tradición, ritual andino. En una época como ésta, los escarabajos blancos salen a la superficie.
Los escarabajos blancos, conocidos como “catzos”,  viven enterrados la mayor parte del  año, pero en los meses de septiembre a diciembre salen a la superficie para aparearse. Es entonces cuando los pueblos serranos en el Ecuador disfrutan de ese inigualable manjar.
Al “catzo” blanco se lo conoce desde hace siglos. Según cronistas, los escarabajos eran considerados por nuestros indígenas, incluso antes de la llegada de los incas, como una comida sagrada. Sus alas se utilizaban como láminas de adornos o para aretes de las mujeres, pero también su presencia anunciaba la temporada de siembra y su abundancia o escasez se relacionaba con la producción agrícola del año venidero.
Hoy, en la Serranía ecuatoriana el comer “catzos”  se mantiene como una tradición. Pero, ¿qué diferencia a los catzos colorados de los blancos apetecidos?
Entre el colorado y el blanco físicamente aparte del color, no existen diferencias pues los dos tienen el mismo proceso de conformación, viven y comparten los mismos territorios. Sin embargo, a la hora de elegir, el blanco tiene la preferencia con la particularidad que para acceder al colorado es muy fácil porque sale durante la lluvia del día y la noche, siguen por sí solos la luz y fácilmente se meten hasta nuestros patios. Esto no sucede con el blanco.
Y  ¿cómo atraparlos?
La condición indispensable para hacerlo es que haya llovido la noche anterior. Luego, que sean entre las 05:15 y 05:20, un potrero con hierba baja y, sobre todo, vencer toda pereza y sueño.  Aunque el “catzo” blanco es tan poderoso que a pesar de que el sueño más profundo y placentero para el ser humano es de 4 a 6 am, este insecto hace que familias enteras despierten,  se equipen y vayan en medio de la oscuridad a buscarlos.
Es entonces cuando la gente en la Serranía se reúne, medio dormida – a las 05:00- con botas de caucho, poncho, bufanda y un recipiente en mano, esperando el mínimo sonido que dé señales que el catzo ha salido de la tierra y ha comenzado a volar. Luego corretea lo húmedos potreros durante 15 o 20 minutos tras los escurridizos insectos.
Resulta que hay madrugadas en que la gente tiene buena suerte y llena grandes baldes o fundas con esos animales y otras en que definitivamente hay que lamentarse por la madrugada en vano y confortarse con la esperanza de que el siguiente día será mejor.
En la serranía, los catzos se acompañan con maíz tostado
En todo caso, si la “cacería” ha sido exitosa, lo que espera es un verdadero banquete: sabor inigualable y gran cantidad de proteínas, tantas como si se tratara de un pedazo de carne.
Como parte de la preparación viene la pelada de los catzos, se saca las alas, las patas y a esperar al menos dos días. En este tiempo, los insectos se remojan en agua con sal y harina para eliminar parásitos y así estén salados y listos para freír.
Luego viene la cebolla, manteca y sal al gusto que acompañado de un delicioso tostado es un plato digno de saborear, disfrutar y repetir.
En la cosmovisión andina hay una complementariedad entre cereal y leguminosa en cuanto a la alimentación. Como tradición, el catzo es un complemento al cereal – maíz tostado- y siempre será una comida sagrada pues es lo que la lluvia y la Pacha Mama nos proporcionan.
Si no ha comido “catzos” blancos aún está a tiempo, pruébelos. Buen provecho. 

2 comentarios:

  1. en que sectores de quito puedo ir a cazarlos catzos blancos por favor denme un arespuesta en el norte o sur de quito

    ResponderEliminar
  2. En el sur por cutulahua ya están saliendo los catsos yo ya los estoy comiendo

    ResponderEliminar